Las pistas que llevaron a capturar al modelo señalado de abuso sexual – Yo Soy Venezolano

Las pistas que llevaron a capturar al modelo señalado de abuso sexual

Publicidad
Inicio / Colombia / Las pistas que llevaron a capturar al modelo señalado de abuso sexual

Con la captura en flagrancia de Alexander Trujillo Sánchez, un mototaxista de 33 años, en octubre de 2015 cuando abusaba de una mujer en la recta Cali-Palmira, hubo una especie de alivio al pensar que se tenía entre rejas al denominado ‘Violador de la recta’, en relación con al menos seis casos de abuso sexual en la vía Cali-Palmira cometidos entre julio y agosto del 2015.

Sin embargo, la Policía y Fiscalía no descartaban la existencia de otra persona, teniendo en cuenta que las descripciones de varias víctimas no coincidían con las de Trujillo, un hombre bajito, robusto, de 35 años.

Varias de ellas hablaban de un hombre de tez trigueña, joven, de cuerpo atlético, que vestía prendas deportivas y distintivos especiales en los casos de motociclista que al parecer alternaba para evitar ser identificado.

Fueron diez meses de seguimientos, recopilación de información, cotejo de fuentes y permisos judiciales, entre otras labores por parte de la Policía y el CTI de la Fiscalía en su objetivo de esclarecer el caso y encontrarse con el perfil de un hombre que frecuentaba las pasarelas como modelo pero al parecer en las noches tenía actividades ocultas.

Las denuncias hechas por mujeres víctimas en un triángulo entre Palmira, Yumbo y Cali llevaron a la detención del modelo y fisicoculturista Jefferson Mejía Riascos, finalista del concurso Mister Colombia en el 2013.

El operativo se cumplió en la madrugada del viernes en el barrio El Prado, de Palmira, por parte de la Dijín de la Policía y el CTI de la Fiscalía.

Durante la audiencia de imputación de cargos, la Fiscalía reveló los detalles de la investigación que llevó a que este joven, que también se dedicaba a ser árbitro de fútbol en Cali, además de realizar algunas actividades sociales en Palmira, fuera acusado de nueve presuntos casos de abuso sexual contra mujeres.

Un año de pistas y acertijos

La carretera entre Cali y Palmira fue durante julio y agosto en el 2015 una zona que las mujeres temían cruzar. En ese lapso fueron cinco denuncias de violación, pero la experiencia de las autoridades señala que en este tipo de delitos otras prefieren callar.

Describían a un hombre en motocicleta, quien intimidaba a sus víctimas y las conducía hacia un cañaduzal donde abusaba de ellas.

De acuerdo con Fiscalía, víctimas denunciaron abuso sexual, golpes y amenazas. Los tratos humillantes y las agresiones llevaron a que una joven permaneciera recluida en su habitación durante dos meses.

“Según las víctimas este hombre usaba casco y una bufanda para no ser reconocido. La descripción era la de un hombre alto, con cuerpo atlético y de tez morena. También, decían que usaba licras deportivas y eso no concordaba con la persona que fue detenida en octubre”, explicó Ariel Lozano, director seccional de Fiscalías de Cali.

Tras la captura del primer hombre, los abusos sexuales denunciados en la recta Cali – Palmira desaparecieron.

Pero entre febrero y marzo las agresiones sexuales denunciadas se empezaron a dar en la vía que conduce de Cali a Yumbo. Y llegaron más detalles, como el uso de un casco negro con detalles naranjas y las placas de la motocicleta en la que se movilizaba el agresor.

“Durante una intervención en ese municipio pudimos dar con la cédula del sujeto, ahí empezó la vigilancia para reunir pruebas”, agregó el director de la Fiscalía.

Fueron cuatro denuncias en el sector de Yumbo y todas las mujeres aseguraron que el agresor portaba un reloj y un anillo en su mano izquierda y que tenía un tatuaje, descripción similar a la del sospechoso.

A través del Fiscal 157 de Yumbo se logró autorizar una orden para el seguimiento, durante 20 días, del presunto agresor.

Pero algo que vino a consolidar la investigación fue una prueba de ADN. Obtenerla fue un proceso. Se consiguió de una botella con agua que el hombre utilizó durante una rutina de ejercicio. Así se logró establecer que su ADN coincidía con residuos seminales hallados en cuatro de las víctimas.

“El hombre no usaba preservativo, por lo que pudimos constatar que había una coincidencia con los rastros adquiridos por Medicina Legal, ahora teníamos las pruebas y había que ir tras él”, contó Ariel Lozano.

El allanamiento a la vivienda del hombre sospechoso se llevó a cabo en una labor conjunta entre la Policía Judicial del CTI y la Sijín de la Policía de Cali.

Ahí hubo otras similitudes y hechos que asombraron a los investigadores: en la habitación de Jefferson Mejía Riascos fue encontrada una maleta con prendas de ropa interior femenina. También incautaron dos cascos, una escopeta que estaba escondida bajo su colchón, dos celulares de alta gama, cuatro memorias USB, un reloj digital, un portátil y varias memorias micro SD.

“En los celulares encontrados y en las memorias esta persona tendría los videos del momento en que cometía las agresiones, encontramos la bufanda y los cascos con las descripciones de las víctimas”, explicó el director de la Fiscalía en Cali.

El jueves en la noche, la juez 26 con función de garantías en el Palacio de Justicia de Cali llevó a cabo la legalización de la captura de Jefferson Mejía Riascos. Este viernes seguía la audiencia de imputación de cargos y medida judicial.

Se le señala de nueve casos de presunto abuso sexual, entre ellas dos menores de edad. Otras tres lograron huir antes de ser abusadas.

El director seccional de la Fiscalía realizó un llamado a las mujeres que posiblemente no han denunciado los hechos posiblemente vinculados a este caso.

Mientras contra el mototaxista Alexander Trujillo Sánchez el juez dictó 16 años de cárcel, se espera el juicio que tendría que afrontar el fisiculturista que por ahora pasó de las pasarelas a prisión mientras se define su situación jurídica.

Eltiempo.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...