Venezuela tuvo la producción de caña más baja en 50 años (Video) – Yo Soy Venezolano

Venezuela tuvo la producción de caña más baja en 50 años (Video)

Publicidad
Inicio / Destacado / Venezuela tuvo la producción de caña más baja en 50 años (Video)

Precios regulados desde 2003 han hecho insostenible la producción, según el gremio de cañicultores. En todo este año solo han podido suministrar 200.000 toneladas, cuando el consumo es de 90.000 al mes

Meses sin conseguir azúcar en los anaqueles tiene Celina Sánchez (nombre ficticio). La administradora de 57 años no tiene tiempo de hacer colas y en su edificio de Chacao no existe ningún CLAP, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción promovidos por el Gobierno desde abril para llevar bolsas de comida directamente a las casas.

Así que Sánchez busca azúcar por los caminos verdes: los bachaqueros, pero esos que suelen abastecer por “pacas” a algunos familiares. “Hace dos semanas me pidieron 2.500 bolívares por un paquete de 900 gramos. Volví a pedir y me dijeron que ya no les queda”, cuenta bajo la condición de modificar su nombre.

El desabastecimiento no llega solo a los anaqueles sino a industrias como la de refrescos, que reportaron desde mayo niveles crítico de inventario del azúcar industrial, que utilizan para endulzar sus bebidas gasesosas. Coca Cola y PepsiCo han debido paralizar la producción ante la falta del insumo, importado exclusivamente por el Gobierno por restricción legal.

El azúcar en Venezuela es objeto de regulación de precios desde 2003. Su último ajuste oficial es de febrero de 2015 cuando el kilo quedó en 26,57 bolívares.

Para el presidente de la Federación de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela (Fesoca), José Ricardo Álvarez, esta pretensión de mantener precios regulados en una economía inflacionaria –Venezuela cerró 2015 con una variación de precios oficial de 180,9% y se prevé para este año 700%- es la causa principal del declive de la producción nacional.

“Esta zafra solo se compara con la de 1962; es decir, estamos en niveles de producción de hace más de 50 años”, declaró a Contrapunto.

Cañaverales han desaparecido o han sido sustituido por otros cultivos, mientras que los que persisten no se han atendido lo suficiente. “La gran tragedia es la pretensión de mantener un precio congelado, cuando todos sabemos que estamos en una economía inflacionaria, donde los insumos que estamos utilizando para atender el cultivo están incluso más caros que a nivel del dólar paralelo”, señala.

En esta zafra, de noviembre a abril, se molieron apenas 3 millones de toneladas de caña. En la de 2005-2006, la mayor molienda que ha habido en el país, se registraron 9 millones de toneladas.

De acuerdo con las consideraciones de Fesoca, el precio en el anaquel debe ser de 650 bolívares el kilo, y a nivel de productor, 320. Álvarez asegura que en el Consejo Nacional de Economía Productiva, donde participa consuetudinariamente, se ha tocado el tema, pero aún no se toman las decisiones. El último ajuste oficial fue en febrero de 2015, a 26,57 bolívares el kilo.

Herbicidas y fertilizantes, que el productor compra directamente al Gobierno, sufrieron aumentos en tres o cuatro oportunidades en la zafra, asegura Álvarez. Pero el gran peso en los costos de producción es la maquinaria agrícola, equipos de riego y los repuestos, “que solo se consiguen ‘bachaqueados’. Es la única forma de seguir adelante, porque si no, hay que parar las unidades de producción”.

Menos importaciones

El consumo nacional se sitúa en 90 mil toneladas al mes, cerca de 1,2 millones de toneladas al año. En la última zafra, la producción nacional solo pudo aportar 200 mil toneladas, dice Ávarez.

El resto debe ser cubierto por importaciones. “Siempre hemos sido deficitarios. Pero el Gobierno hace las importaciones desde hace unos cinco años”, precisó.

El precio del azúcar en el mercado internacional ha rondado este año entre 13 y 16 centavos de dólar por libra; es decir que el kilo se ubica aproximadamente entre 26 y 32 centavos de dólar. De este modo, la tonelada se puede cotizar al menos en 260 dólares.

Al nivel de detal, se ubica en 1,20 dólares, en promedio, dependiendo del país. Llevar el precio en Venezuela a 650 bolívares el kilo estaría por debajo de esta cifra, teniendo como base el dólar paralelo o el Dicom.

Si la dependencia del azúcar importada es mayor ante la caída de la producción nacional, la escasez de divisas en el país es el principal obstáculo para las compras externas.

El pasado 8 de junio, el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, informó que arribarían al país 515.000 toneladas de materia prima, incluidas arroz paddy, azúcar cruda, maíz blanco y amarillo, trigo panadero, entre otros. No precisó cuánto correspondía a cada rubro.

Ya a finales de mayo, había reseñado la llegada de 30 mil toneladas de azúcar cruda, que luego se destina al procesamiento. Sin materia prima, la industria azucarera trabaja al mínimo.

Los centrales: entre la ineficiencia y la falta de materiales

En Venezuela hay 16 centrales azucareros: seis privados y 10 públicas. “Ellos tienen los mismos problemas que los productores, en materia de mantenimiento y reparación de las fábricas. No hay repuestos y muchos químicos también son importados”, explica el presidente de Fesoca, que agrupa a 3.500 cañicultores.

Afirma que las públicas “no están trabajando. Las pocas que lo han hecho, serán dos o tres, han operado a un ritmo de 5% o 10%”.

Yaracuy, Lara y Portuguesa son estados de tradicional vocación por el cultivo de caña de azúcar. Fhandor Quiroga, expresidente de Fedecámaras Yaracuy, dijo en febrero a El Impulso que de los tres centrales que funcionaban en la entidad, apenas queda uno: Río Yaracuy, que solo trabajó un día en la última zafra “porque no tenía caña para moler”.

Además, aseguró que de 27 mil hectáreas de cultivo de azúcar, hoy hay menos de 3 mil en la zona.

En 2007, el presidente Hugo Chávez anunció la ocupación de haciendas de caña de azúcar en diversas zonas de Yaracuy y Lara. En este último estado, la intervención en los Valles del Turbio, que abarcó 2.408 hectáreas y 29 fincas, acabó con los cultivos, dijo en 2012 a El Nacional el presidente de la Sociedad de Cañicultores de la región.

Allí también estaba asentado el Central Azucarero Río Turbio, que junto a los centrales Pío Tamayo, Carora y El Pastura, llegó a procesar tres millones de toneladas. En la última zafra solo sumaron 700.000, según cálculos de Fesoca.

A comienzos de mes, trabajadores de Río Turbio protestaron por la merma productiva de esta industria, que tiene una capacidad de procesar 12 mil toneladas de azúcar al mes pero el gobierno solo les asigna 2.000, que procesan en siete días.

La semana pasada, el Central Azucarero Trujillo inició la molienda pero apenas con 600 toneladas al día, la mitad de su capacidad, según un despacho de AVN.

Pero un caso emblemático es el Central Azucarero Ezequiel Zamora, un gran proyecto anunciado por Chávez y prometido para 2005 pero que un año después, todavía sin ser inaugurado, fue el protagonista de un escándalo de corrupción que explotó en la Comisión de Contraloría de la AN. En 2008 fueron sentenciados dos oficiales de la FANB a siete años por irregularidades en el manejo de los fondos para la obra, así como otros dos civiles, condenados a un año.

Se inauguró finalmente en 2010, pero los problemas siguieron, pues en 2013 el entonces ministro de Agricultura, Yván Gil, reconoció las trabas y que no se había alcanzado su capacidad operativa plena.

Un año antes, su antecesor, Juan Carlos Loyo, había anunciado que este complejo tendría para 2014 las 14.000 hectáreas de caña cultivada para cubrir la capacidad instalada del Central: 7 mil toneladas por día para producir 600 toneladas de azúcar refinada.

En 2008, en el marco de una visita de Chávez al lugar, se anunció que habían sido invertidos 940 millones de bolívares en el proyecto, que tenía como meta suplir 45% del consumo nacional del rubro.

Este central es uno de los que está bajo la lupa de la Comisión de Contraloría de la AN, con la nueva mayoría opositora del Parlamento que se alcanzó este año. El diputado Freddy Superlano, de la MUD, ha indicado que se estiman pérdidas en el CAEZ aproximadas a un billón de bolívares y que trabajadores han denunciado el extravío de 49 camiones, 71 tractores y 60 mil toneladas de azúcar y 16 mil toneladas de materia prima.

En 2014, durante una protesta por retraso en pagos, trabajadores alertaron sobre la paralización constante por falta de insumos y acusaron a militares de llevarse equipos.

Un año antes, se había creado incluso una “micromisión” para abordar las fallas, de la que se desconocen sus resultados. Entonces, Gil indicó que solo había 4 mil hectáreas sembradas, de las 14 mil prometidas.

Para Chávez, el Caaez sería el mayor central del país y un polo de desarrollo para la región llanera. En 2012, el Ejecutivo otorgó 164 millones de bolívares más, dentro de un total de 725 millones para los centrales de Cariaco, Pío Tamayo, Trujillo, Sucre, Santa Elena, Venezuela y Santa Clara.

“Aquí el Arañero de Sabaneta, Elías! Viva el Central Zamora! Vamos a ser una potencia agrícola!”, escribió el entonces presidente Hugo Chávez ese 20 de abril, día de entrega de los recursos.

Contrapunto.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...