80 mil estudiantes de colegios privados podrían migrar a escuelas públicas – Yo Soy Venezolano

80 mil estudiantes de colegios privados podrían migrar a escuelas públicas

Publicidad
Inicio / Destacado / 80 mil estudiantes de colegios privados podrían migrar a escuelas públicas

Una encuesta realizada en los colegios del municipio Sucre reveló que 61,8% de las familias se alimentan dos veces o menos al día y que 10% de ellas no ha consumido proteína alguna en los últimos meses

El anuncio del aumento de matrículas en los colegios privados fue apenas un detonante para que los diferentes actores que forman parte del sector educativo pusieran de manifiesto la crisis que viene arrastrando la educación en los últimos años.

Representantes de asociaciones de padres, voceros de instituciones de educación privada, directores de colegios, representantes de gobiernos municipales y estadales y miembros de gremios docentes se reunieron en un encuentro para presentar los problemas que revelan la crisis estructural que enfrenta la educación en el país.

A propósito de las asambleas que se están realizando en varias instituciones para definir el aumento correspondiente, Fausto Romeo, presidente de la seccional Caracas de la Asociación Nacional de Instituciones de Educación Privada (Andiep), hizo un llamado para que los directivos atiendan y consideren la situación de los padres que manifiesten no poder pagar y que presenten alternativas que no sean excluyentes.

“Hay que escuchar a los padres, los directivos deben organizarse y disponer de un tiempo para atenderlos porque hay que buscar soluciones, no podemos dejar que los muchachos se vayan sin brindarles alternativas. Nuestras estimaciones es que unos 80.000 estudiantes de escuelas privadas tendrán que irse al sector público, ¿pero esas escuelas podrán asumirlos? Esto es un problema que nos tiene que preocupar a todos”.

La respuesta a esta interrogante la da Oswaldo Pantoja, representante del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza del estado Miranda (Sitraenseñanza): “La educación está afectada desde hace mucho tiempo, pero en los últimos 15 años pasó de problemas puntuales a convertirse en algo infuncional. Hay que decir que muchos niños de escuelas públicas no están recibiendo clases, no contamos con ningún material didáctico, hay escuelas donde ni siquiera sirve el baño, algo elemental como una poceta es algo inexistente. ¿Cómo las escuelas públicas van a recibir a estos estudiantes si no están preparadas para atender con calidad a los que tiene?

Problema de todos

Pantoja señala que han hecho consultas dentro del gremio y han encontrado que 90% de los docentes que trabaja en el sector público tiene a sus hijos en la educación privada y será uno de los grupos más afectados por los aumentos de matrícula por las malas condiciones salariales de los maestros. “Esto no puede verse como un problema de públicos o privados, el problema educativo es un originador de la crisis económica”, comenta.

Allí se fundamenta la preocupación de los mismos directores de colegios privados. Carlos Cedeño, director del Colegio Integral El Ávila, agregó que si bien el origen del problema es socioeconómico, la consecuencia que genera es moral, “la gravedad de la situación nos obliga a tomar decisiones no convencionales, no es moral desentendernos de un problema tan complejo en el que los niños se ven afectados porque sus padres están en una situación económica difícil. Que nadie se vaya porque no pueda pagar, no podemos olvidar que la escuela es un servicio social y prioritario”, aseguró Cedeño.

Sin dejar de lado la realidad estructural que implica sostener una institución privada con estándares de calidad, Cedeño apunta a propuestas que sean viables para enfrentar la situación inmediata, como por ejemplo, la creación de fondos que ayuden a cubrir lo que se salió del presupuesto o buscar alianzas con empresas, ex alumnos o padres que puedan aportar recursos, sea dinero o insumos, que permitan cubrir las necesidades de quienes no pueden asumir el aumento que haya sido aprobado por la mayoría.

Desde la perspectiva de los padres, algunos representantes tomaron la palabra para expresar su preocupación por la tónica de confrontación que se vive en muchas asambleas: “Más que nunca hace falta ponerse en los zapatos del otro porque la realidad que vivimos es difícil hasta para quien menos lo esperaba”, expresó el padre de tres niñas que estudian en el Colegio Santa Rosa de Lima.

Lila Vega, miembro de la Red de Padres y Representantes, recomendó que las escuelas y los mismos padres utilicen todos los mecanismos posibles para garantizar la mayoría de la participación de la comunidad educativa: convocar la cantidad de asambleas que sean necesarias, acudir a redes virtuales, correos electrónicos, foros en los que quede constancia de que los padres fueron notificados y tuvieron oportunidad de expresar su opinión o proponer alternativas. “Todos, sin haber perdido capacidad productiva, estamos metidos en una situación que no podíamos prevenir. Es una situación que no hemos buscado, pero tenemos que resolverla porque la escuela es un espacio de protección para los niños”.

Concretar soluciones

Pero ese lugar de protección está rodeado de amenazas: la deserción, el ausentismo y los problemas de alimentación de los estudiantes son apenas algunos. “Quien quiera enfrentar esto como un asunto de matrículas o un aumento de salarios para los maestros, no está entendiendo la magnitud del problema. La prioridad debe ser mantener completa a la comunidad educativa, asumir nuevas soluciones para ver cómo vamos a enfrentar esto”, dijo Juan Maragall, director de Educación del estado Miranda.

Añade que es fundamental desarrollar liderazgo y compromiso dentro de la comunidad educativa para evitar la confrontación: “Si no escuchas al otro se alimenta la desconfianza, pero la gravedad de la situación obliga a tomar decisiones, incluso pensarlas en el corto plazo porque hay que concretar soluciones ¿Qué vamos a hacer en septiembre y octubre? ¿Qué hacemos si hay una migración o si la gente no puede pagar? Vamos a tomar decisiones para ir resolviendo estas inquietudes”.

La letra con hambre no entra

Para aterrizar la urgencia en la que se encuentra la educación pública, la directora de Educación de la Alcaldía del municipio Sucre, Nahury Escalona, reveló algunos datos obtenidos de la encuesta sobre alimentación que realizaron a los padres y representantes de las escuelas dependientes del municipio.

En las respuestas encontraron que 61,8% de las familias se alimentan dos veces o menos al día y que 10% de ellas no ha consumido proteína alguna en los últimos meses. La mayoría reporta que la yuca es su comida principal.

También detectaron que cuando el niño come dos veces, los adultos de la casa comen una sola vez, y que uno de los grupos más vulnerables son los abuelos, quienes en muchos casos están a cargo de varios nietos y su pensión se convierte en el único ingreso del hogar.

El 73% de las familias encuestadas tiene más de dos niños y sus padres son trabajadores por cuenta propia o forman parte de la economía informal. Dentro de las preguntas se les consultaba a los padres si habían dejado de llevar a los niños a la escuela durante el año escolar: 83% dijo que sí y las razones principales eran porque no tenían dinero para pagar el pasaje, porque estaban haciendo cola para conseguir comida o porque no tenían desayuno ni dinero para enviarlos a la escuela.

Contrapunto.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...