Gustavo Tovar Arroyo: La rebelión civil es tuya – Yo Soy Venezolano

Gustavo Tovar Arroyo: La rebelión civil es tuya

gustavo-tovar
Inicio / Opinión / Gustavo Tovar Arroyo: La rebelión civil es tuya

“Y fue allí, se rebeló el negro guapo.

Tomó venganza por su amor.

¡No le pegue a mi negra!”

La siniestra mezcla de militarismo y narcotráfico

No ha habido desde la Edad Media una sola revolución cultural o política que pueda llamarse estrictamente “de masas”. Ni el Renacimiento, ni la Reforma, ni las revoluciones norteamericana o francesa, ni las revoluciones independentistas latinoamericanas, ni la china, ni la mexicana ni la cubana. Ninguna. Todas sin excepción han sido iniciativas burguesas (de la élite intelectual, económica o comercial) o pequeño burguesas (de militares o profesionales).

En Venezuela, aunque no podríamos hablar propiamente de una revolución (un cambio estructural del sistema) sino de una revuelta (vuelta al peor pasado, caos y depravación), con el chavismo tampoco fue un movimiento popular de masas lo que inició este desmadre, se trató de una insurgencia pequeño burguesa de militares y de sus socios del narcotráfico contra el sistema democrático venezolano (imperfecto pero democrático).

Y así nació el chavismo como una siniestra mezcla de militarismo con narcotráfico.

Lo que no logró Pablo Escobar

Venezuela quizá sea el primer régimen narcotraficante de la historia de Latinoamérica. Lo que no logró Pablo Emilio Escobar en Colombia, lo logró Hugo Chávez, Maduro, Cabello, Flores y sus secuaces -narcos, corruptos, banqueros ladrones, mercaderes de la guerra- en nuestro país.

Aquí no hubo ninguna revolución popular ni reivindicadora de derechos sociales de nadie, lo único que hubo fue el asalto asesino de una pandilla de bandidos al poder político. Nada más. Los únicos reivindicados y exaltados en este despelote han sido los peores criminales de la nación, que gozan, como nunca antes, de todos los privilegios que alguna sociedad civilizada le podría ofrecer: inmunidad, prerrogativas, pasaportes, dólares preferenciales, impunidad y hasta unas fuerzas armadas que los protegen.

Por eso el chavismo es una peste.

El verdadero venezolano revira

Confieso que me descorazona observar que todavía existen aquellos cándidos venezolanos -a veces indolentes otras cobardes, siempre banales- que acusan de “radicales” a quienes enfrentan con valor y dignidad a la plaga que está en el poder.

Los bandidos chavistas nos humillan, persiguen, golpean, encarcelan, torturan y asesinan, algunos respondemos con nuestras únicas armas: el sarcasmo, el grito, el revire, el empujón o el insulto (todos estimulados por un profundísimo dolor), y por hacerlo nos acusan de radicales, de “comportamos como ellos”.

Perdonen la procacidad pero ¿qué carajo les pasa? Aquí los únicos criminales son los chavistas. Aquí los únicos tiranos y narcotraficantes son ellos. Nuestras respuestas son síntomas de valor y de legítima defensa. De dignidad venezolana.

Lo humano, lo demasiado humano, digamos lo social y políticamente correcto, es responder y rebelarse, a menos que hayamos decidido ser mártires anacrónicos de una especie de secta masoquista. Que no es el caso.

Ni mártir ni masoquista, el verdadero venezolano revira.

Así nacimos como nación: revirando.

Un acto de conciencia

Por no hacerlo, por no rebelarnos, por soportar esta barbarie que hoy nos arruina moral y materialmente es que estamos como estamos: devastados.

La rebelión civil es un acto de conciencia y como todo acto de conciencia es individual. Sólo inconscientes no se rebelarían a un apocalipsis como el nuestro. La rebelión no sólo es una obligación moral es un derecho natural. Tu derecho y el mío. Las rebeliones civiles contra tiranías militares y políticas (cuanto más contra tiranías criminales) han sido los procesos que han liberado y civilizado a la humanidad.

Cristo, Bolívar, Gandhi, Luther King, Mandela, Walesa o Havel fueron rebeldes de su tiempo.

¿Por qué desconocida razón no habremos nosotros de seguir su ejemplo?

¿Por qué nos lo prohíbe Maduro?

La rebelión de las masas

Como digo antes, jamás un movimiento de transformación histórico ha sido liderado por lo que la jerga marxista llama “las masas”. Jamás. Esa imprecisión, que lamentablemente aún la escuchamos entre políticos y analistas, es una obnubilación heredada de la retórica chavista que como todo lo proveniente del chavismo es mentira. El chavismo no surgió como un movimiento popular de masas, fue un golpe de estado pequeño burgués orquestado por militares y financiado por el narcotráfico (y todos los lavadores de dinero de este país).

En Venezuela con Hugo Chávez no ha habido ninguna rebelión de masas, todo lo contrario, ha habido un brutal sometimiento de ellas. Una tiranía contra las masas.

Paradójicamente, el único modelo político que permite la rebelión de las masas es la democracia porque le da poder de decisión para constituir poderes públicos al pueblo, y porque le da la oportunidad -de manera institucional y noviolenta- de cambiar gobiernos cuando estos le resultan indeseados (cuanto más, insisto, si se trata de gobiernos criminales como el chavista).

¿Qué hacemos si las masas no tienen democracia para rebelar su descontento?

¡Rebelarnos!

Hagamos historia

Toda rebelión, como expreso arriba, comienza como un acto de conciencia, es individual. Será popular (“de masas”) si muchas conciencias se organizan y movilizan con un mismo objetivo: recuperar su libertad y, posteriormente, la democracia.

Ante el impedimento déspota y criminal de ofrecer salidas democráticas (referendo Revocatorio) a la actual crisis política y amparado por dos textos fundamentales: la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Constitución Nacional, el venezolano tiene la obligación moral y el derecho individual de rebelarse.

Cada quien es responsable de su propio acto de rebeldía. La suma de rebeliones individuales se convertirán en una rebelión popular (“de masas”) si nos agrupamos, movilizamos y organizamos juntos. Sin embargo, lo urgente es que las individualidades conscientes de la ruina nacional comiencen una a una a rebelarse.

El primero de septiembre comienza la rebelión civil de Venezuela, tu rebelión. No dejes de organizarte y movilizarte. Sé tú el primer individuo libre. Yo estaré contigo. Muchos lo estaremos. Unidos somos más fuertes. Unidos y movilizados de manera noviolenta seremos invencibles.

Hagamos historia, el futuro de Venezuela te necesita.

@tovarr


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...