Manuel Malaver: El Septiembrazo – Yo Soy Venezolano

Manuel Malaver: El Septiembrazo

Manuel_Malaver
Inicio / Actualidad / Manuel Malaver: El Septiembrazo

“Nada es más poderoso que una idea a la cual le ha llegado su hora” escribió alguna vez Víctor Hugo, y creo que este mes de septiembre del cual nos separan apenas 10 días, se aproxima con un sabor de historia, con un brillo de heroísmo que, no dudo, se inscribirá en la memoria de Venezuela como una de las fechas para no olvidar y conmemorar. No obstante, no es una fecha inédita, porque incontables son los días en que el pueblo venezolano se alejó de la rutina para ir a derrotar a una dictadura, y, una vez cumplida la tarea, regresar a la fábrica o la tierra para que la libertad y la democracia reinaran grandes y fuertes.

Sueños, no siempre realizados, porque la mano de los dictadores puede extenderse larga y llegar hasta destruir los frutos del trabajo y los surcos de donde brotan prosperidad, estabilidad, salud y vida.

Como nunca, Venezuela enfrenta hoy a esta clase de dictadores, a los destructores, a los dictadores del socialismo, a los que destruyen todo, para que solo existan ellos.

De modo que, la tarea no es fácil ni breve, y emprenderla obliga aprovechar todas las ventajas disponibles para que Venezuela no salga aun más maltrecha de la crisis a que la han empujado Maduro y quienes buscan traspasarla a manos extranjeras.

Es el reto que, en toda la extensión la idea, tienen planteado los venezolanos, porque no se trata solo de salir de Maduro y su abominable dictadura socialista, sino de hacerlo en el menor tiempo y desgaste posibles.

La Constitución ofrece, a los efectos, la vía más apropiada para lograrlo, y que no es otra, que el Referendo Revocatorio que debería celebrase en los primeros o mediados días de noviembre, pero que Maduro trata a toda costa de escamotear, de baipasear, de evitar, como conviene a un dictador cobarde, fascista y ladrón.

“El Septiembrazo” es, entonces, la primera batalla para conminarlo a respetar y acatar la Constitución, pero previendo que, de continuar en rebeldía, se le debe aplicar el Art. 350 de la Carta Magna que llama a los venezolanos a desconocer su gobierno y a derrocarlo por todas las formas legalmente posibles.

¿Ingreso, en consecuencia, a la guerra civil, a una división del país en dos mitades que saldrían a matarse la una a la otra?

Ni tanto, porque se trataría del enfrentamiento de una mayoría del 80 por ciento de la Nación contra un 20 por ciento o menos, y que no puede concluir sino con el resultado de que “los más” arroparían a “los menos”.

En otras palabras que, la diferencia esencial, sustancial, vendría dada porque, el 80 por ciento es una mayoría desarmada, electoral, pacífica y democrática, cuyo poder fundamental reside en los votos y no en las balas, en la ley y no en la violencia.

Cuenta, sin embargo, con dos plataformas de conducción poderosísimas: la Asamblea Nacional, cabeza del Poder Legislativo, y la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, organización que agrupa a todos los partidos democráticos del país.

El 20 por ciento, por el contrario, es una minoría armada, anexada al Poder Ejecutivo que encabeza Maduro, y en teoría, con el control de la Fuerza Armada Nacional y de cuerpos de civiles armados, paramilitares y policiales que saldrían a matar, a jugarse el pellejo por horrores y desequilibrios que no caben en ninguna escala de los comportamientos humanos.

Choque, pugna o refriega que, en el siglo de las guerras, los militares y los dictadores, no hubiera dejado dudas en cuanto a sus resultados, pero que en los tiempos de la ley, las constituciones y los derechos humanos, da por perdida toda causa que no se abrace a principios que pueden llamarse emblemas de la paz, el progreso y la civilización.

Por eso “El Septiembrazo” transcurre en un orden de política internacional, donde, ya no caben Maduro y sus militares, donde lucen como fósiles sobrevivientes de una especie extinguida, pero a la cual hay que fumigar y desaparecer, no sea que anomalías biopolíticas determinen su reproducción y propagación.

La oposición democrática, por el contrario, por el solo hecho de ser democrática, electoral y pacífica -y renunciar a toda lucha basada en la fuerza, las armas y la violencia-, puede decirse que tiene más de la mitad de la batalla ganada y no puede recurrir a otra estrategia donde los violentos no sean violentos y los pacíficos, pacíficos.

De ahí que, el gran reto de “El Septiembrazo” consiste en llevar a los manifestantes a manifestar, en la presencia multitudinaria de cientos de miles, millones de personas, cuyo único objetivo sea avanzar contra los violentos, los envenenados y armados.

Y no quiere decir que no haya violencia y guerras en el mundo, como la exportada a Europa desde el Medio Oriente, o la desparramada por el Medio Oriente mismo, o los brotes que cada día se vuelven mas frecuentes en Estados Unidos y México, pero sin olvidar que en las civilizaciones emergentes de Asia y Sudamérica, los estallidos que recientemente buscaron amenazarlas, hoy lucen poco menos que apagados.

Maduro y sus militares son un residuo de esa violencia, una flor tardía y marchita que, pasados la primavera y el verano de su timing político, cae ahora en un invierno a cuyas bajas temperaturas no sobrevivirá.

Un ejército de corruptos alucinados y enfermos que, se dudará llevarlos a la cárcel o al manicomio de tan desquiciados que son los delitos y los disparates que cometen.

El sainete de Mauro por hacer valer a la fuerza una membresía en el Mercosur que no le corresponde, es un problema de psicología clínica y no de política, así como también lo será detener por la fuerza a cientos de miles, millones de manifestantes que se movilizaran desde el interior del país a la “Toma de Caracas”.

Y, más todavía, verlo constituirse en el jefe de una minoría de matones, que le impone el terror a 28 millones de personas que lo abominan, no solo por haberle arrebatado sus derechos, sino por convertir a su país en un paisaje de ruina, hambre y desolación, en el cual solo se permanece porque después de septiembre y los meses finales del 2016, Maduro tendrá que abandonar Venezuela para ir a refugiarse en el único país que le garantizaría, si no vivir tranquilo, sí el abrigo de la justicia internacional que no le perderá pistas: Cuba.

Pero hasta allá podrían ir a buscarlo los jueces del Tribunal Internacional de La Haya o de las Cortes de los Estados, si es que los carcamanes que gobiernan la isla desaparecen de este mundo y unas nuevas autoridades que pretendan civilizarse tiran semejante lastre al basurero.

Noticierodigital.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...