Los heladeros ya no pasean ni suenan sus campanitas – Yo Soy Venezolano

Los heladeros ya no pasean ni suenan sus campanitas

helados-carrito-ventas-tio-rico-efe
Inicio / Economía / Los heladeros ya no pasean ni suenan sus campanitas

César Antonio Tana­res, de unos 58 años, llegó hace 20 años de la Guayana Esequiba, zona reclamada por Venezuela, con la idea de trabajar en nuestro país. Desde hace tres lustros se dedica a la venta de frappés.

Dijo que antes recorría las calles del centro de Puerto La Cruz al son de las campa­nadas de su carro de “raspa­dos”.

“Todo era bueno en aque­lla época, la gente compraba más, pero ahora las ventas están malas”, contó en una mezcla de inglés y castella­no que no se le entendía mucho.

Por ese motivo, hace dos años decidió no caminar más por las avenidas de Puerto La Cruz y quedarse con su carri­to dentro de las instalaciones del terminal de ferrys de la ciudad, donde ya ni suena las campanitas para llamar la atención de los clientes. “La calle está difícil. Hay mucho vagabundo por allí, mucho malandro”.

Desde el pasado abril, Tanares está ofreciendo los granizados entre Bs 100 (los pequeños) y Bs 150 (los medianos). “A ese precio están baratos”, aseguró.

Antes los comerciali­zaba en Bs 50 y Bs 100, respectivamente.

Explicó que cada vez que aumentan el azúcar, el arequipe y los vasos, también tiene que subir los precios para poder seguir trabajando.

César Antonio, quien manifestó haber perdido varios kilos en los últimos meses y que debe salir con la ropa desgastada, señaló que lo que gana no le alcanza para comer ni para comprar las medicinas. “No money, no comida (sin dinero, no hay comida)”, dijo en su “spanglish”.

Yuca, pescado y casabe son sus menús más frecuen­tes, porque los consigue a un precio más “económico” cerca de su casa, en el sector Los Cocos de la ciudad por­teña.

Sobreprecio

Todos los días Neyl Guai­po se para con su carrito de Tío Rico frente al Banco de Venezuela de la avenida Municipal.

Los precios de los helados que vende oscilan entre Bs 700 y Bs 1.800, pero “por la situación del país” los co­mercializa con sobreprecio.

El Magnum, que mar­ca Bs 850, lo vende en Bs 1.800; el Pastelado, también en Bs 850, lo oferta en Bs 1.600; las paletas cítricas de uva, limón y naranja que cuestan Bs 600 las cobra a Bs 700, mientras que los helados de vasito, que salen a Bs 850, los despacha a Bs 1.200.

“El aumento se debe a que por cada helado que vendo sólo me gano Bs 30, mientras que el proveedor se lleva el resto del monto”.

Eltiempo.com.ve / Grisnel Guevara


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...