Más sobre la “Dieta de Maduro” desde la visión clínica – Yo Soy Venezolano

Más sobre la “Dieta de Maduro” desde la visión clínica

patria_hambre
Inicio / Destacado / Más sobre la “Dieta de Maduro” desde la visión clínica

Lo que se ve no se pregunta, dice la famosa frase. ¡Y es así! Los resultados de la “dieta” de “moda” en Venezuela han alcanzado a miles sin distinción de sexo e incluso edad. Como especialista en endocrinología y metabolismo atiendo a diario personas que necesitan perder peso de forma saludable y veo actualmente muchos pacientes que lo que no habían podido lograr durante años, ¡les llegó ahora: perder kilos de forma significativa! Y si es así, pareciera bien, ya que lograr perder peso se traduce en salud pero el detalle está en el “cómo”.

Algunas interesantes consideraciones al respecto:

La pérdida de peso en esta dieta “de moda” se logra a través de disminuir la cantidad de carbohidratos simples, azúcares refinados y grasas, acompañado de una disminución del tamaño de las raciones e incluso con ayunos prolongados forzados por saltarse alguna comida al día. Cuando un plan alimentario se acompaña de ayunos prolongados sin un balance adecuado de nutrientes favorece a la cetosis, así como el uso de las proteínas y tejidos corporales como sustrato energético, es decir, no solo usamos las reservas de glucosa en hígado y músculo sino que además se activan mecanismos para usar proteínas y grasas de los tejidos también como fuente energética, favoreciendo no solo pérdida de peso y grasa sino también de músculo y compromiso de tejidos, ya que también se consume incluso la grasa que sirve de soporte y sostén a algunos órganos vitales.

Cuando la modificación del tipo y calidad de alimentos no se hace de manera consciente y electiva, sino de forma forzada por la situación, genera un sentimiento de angustia, tristeza y rabia, que relaciona de forma negativa con lo impuesto. De esa manera la persona ve con rabia e indignación la pérdida de peso y no la relaciona con un logro de salud. Dicha situación es percibida como un estado transitorio y no deseado. Al momento que la persona pueda acceder a todos los productos, y pueda elegir, volverá a sus anteriores hábitos de alimentación con alta cantidad de carbohidratos y grasas y regresará el peso perdido y 10% a 15% adicional, con el consecuente aumento de los niveles de triglicéridos, glucosa en sangre, presión arterial entre otras.

Los sujetos piensan en los productos que no poseen, hacen incluso largas colas y trueques por adquirirlos, pagan el precio que sea y añoran a cada momento su sabor, su textura, rememoran con cariño cuando lo compartían en familia, hasta campañas televisivas alusivas a esos momentos, en fin, una red de añoranzas y recuerdos que lo que hacen es que llenemos de adjetivos positivos esos alimentos y los deseemos aún más. Y como todo lo que pensamos, deseamos y añoramos, cuando tenemos la posibilidad de poseerlo no será uno o dos, sino todos los que puedan, y su consumo por consiguiente será elevado día a día. Si analizamos los productos más populares que entran dentro de estas características están harina de maíz y de trigo, arroz, pastas, mantequilla, aceite, mayonesa, azúcar, etc. Todos carbohidratos simples y grasas que aumenta la carga calórica con poco aporte proteico y vitamínico.

Pese a estar en ese panorama actual, el consumo de vegetales del venezolano esta cerca de 28% según los últimos reportes. La mayoría consume vegetales 2 a 3 veces por semanas en el mejor de los casos, lo cual se contradice de forma contundente con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que aconseja el consumo a diario de vegetales de 5 colores diversos de manera diaria y que la mitad del plato que consuman los sujetos debe estar ocupado en 50% por vegetales sin almidón (por ejemplo calabacín, pepino, acelga, espinacas, brócoli, coliflor, vainitas etc.), lo cual no se cumple pese a que de estos rubros son de producción nacional y se encuentran en los mercados actuales.

Una educación alimentaria en estos momentos es supremamente importante para poder aportar las herramientas necesarias para que la población afronte de forma adecuada y lo más saludable posible, la situación relacionada con la adquisición actual de alimentos. Es el momento de entender que la educación puede hacer la gran diferencia.

Medicina Interna/Endocrinología y Metabolismo

Coach de salud y bienestar

Terapeuta MeTTAS


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...