Marta Colomina: ¿Qué nos ha hecho la MUD? – Yo Soy Venezolano

Marta Colomina: ¿Qué nos ha hecho la MUD?

Marta_Colomina
Inicio / Actualidad / Marta Colomina: ¿Qué nos ha hecho la MUD?

Aún es temprano para saber los efectos de la frustración sentida por miles de venezolanos al conocer el documento y los difusos acuerdos pactados en el “diálogo” entre gobierno y oposición el pasado día 11, muy lejos de la expectación generada por la MUD en su comunicado del 24 de octubre, donde sostenía que “el diálogo pasaba por 1) el respeto al voto ;2) la libertad de los presos políticos (y retorno de los exiliados); 3)atención a las víctimas de la crisis humanitaria y 4) respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional”, violada por Maduro y su tsj, antes, durante y después de tales acuerdos, sin respeto alguno por la potestad emanada de la soberanía popular. No es de extrañar entonces que al conocer el documento en el que se “entregaron muchas banderas de lucha por parte de la Mesa de la Unidad Democrática” –como dijera el constitucionalista Gerardo Blyde, alcalde de Baruta– aparecieran en las redes sociales críticas masivas por el texto del comunicado y sus elusivos acuerdos. Que no digan que esos reproches son de gente “radical”, porque miles de venezolanos de probada vocación democrática, como el sacerdote jesuita, José Virtuoso, rector de la UCAB, el propio Blyde, el colega César Miguel Rondón, Provea, o la dirigente Vestalia Sampedro –por citar unos pocos– han mostrado su desacuerdo con el comunicado y los resultados obtenidos: “Los temas quedaron en el aire, no hay fechas, acuerdos específicos que permitan medir las cosas que se van alcanzando”, objeta Virtuoso y añade: El oficialismo ganó al “postergar todo lo relacionado con el cronograma electoral (…) En cuanto al tema humanitario la situación empeora (…) y el tema electoral no puede posponerse más”. Concluye el rector de la UCAB que: “La oposición debe ser mucho más exigente en la mesa de diálogo: el primer párrafo que decía que todos vamos a luchar contra el boicot económico, me dejó muy mal sabor de boca”.

¿Qué errores produjeron ese “mal sabor de boca” a quienes esperábamos ansiosos el resultado del encuentro? El primero fue haberle lavado la cara al gobierno corrupto y dilapidador que malbarató la bonanza petrolera, endeudó a Venezuela hasta dejarla en ruinas (el mayor riesgo país del mundo y la mayor inflación) y para desdibujar tan gigantesco robo decidió calificarlo de “sabotaje a económico”, endilgándoselo a Estados Unidos y a los acosados empresarios nacionales, quebrados por el régimen que los acusa. Si durante años la disidencia ha denunciado la falsedad de la “guerra económica” para ocultar la corrupción y el fracaso de la economía “a la cubana” ¿por qué la MUD firma ahora que trabajará con el gobierno de Maduro para luchar contra “el sabotaje económico”? Otro error fue la claudicación de llamar “personas detenidas” a 111 presos políticos. O repetir las elecciones en Amazonas, en las que el “fraude” fue inventado por el delictivo tsj para dejar a la disidencia sin mayoría calificada en la AN, con la que podía destituir a los magistrados por sus violaciones constitucionales. Este jueves, el tsj le negó al consultor jurídico de la AN por segunda vez, el acceso a la sentencia 907, en la que “certifican” la nacionalidad venezolana de Maduro y en la que debería estar insertada su partida de nacimiento que nadie ha visto y sobre cuya existencia hay serias dudas, de ahí la ilegal negativa oficial. Las elecciones en Amazonas entrañan gran riesgo con este gobierno gansteril. De no hacerlas, el tsj seguirá con “desacato” de la AN y, de realizarlas, la jauría oficial –secundada por el tramposo CNE y cientos de militares amenazantes– caerá sobre Amazonas regalando comida y dinero a unos indígenas acosados por el hambre y las enfermedades, difamados de fraude electoral, sin haberlo cometido. ¿Alguien cree que el gobierno va respetar la autonomía de la AN si después de haberla aprobado el día 11, su tsj admitió, 4 días más tarde, la acción del procurador “chimbo” ordenando a la AN abstenerse de hacer juicio político a Maduro, violando así la sentencia del TSJ de junio de 2012 en la cual reza que “la declaración de responsabilidad política comprende también al presidente de la República”? En línea dictatorial prohibieron también “actos que alteren el orden público” y censuraron a los medios y a opositores, además de estar allanando la vía para detención de diputados. Son 38 las sentencias emitidas contra la AN. Si uno de los “logros del diálogo” es regresarle a la AN sus cercenadas potestades ¿por qué la AN no nombra a los 2 rectores vacantes del CNE y, en cambio, se designarán de común acuerdo, lo que permitiría al régimen tener mayoría en el CNE? Otra omisión: ha transcurrido una semana sin liberación de los presos políticos (apenas Rosmit Mantilla, por enfermedad).

A pesar de las merecidas críticas, los descontentos con la MUD no debemos olvidar que los causantes de la debacle nacional y violadores de nuestros derechos, incluido el del voto, son Maduro y sus poderes. Ahora la MUD está dividida en dos y eso solo le conviene al régimen. El ex rector del CNE Vicente Díaz escribía en “¿Está funcionando el diálogo?” (El Nacional) que “los resultados del día 11 se pueden comparar contra lo que tenemos”: “AN inoperante, CNE cuatro a uno y con posibilidad de que el tsj designe a los 2 rectores chavistas; Amazonas sin diputados efectivos con riesgo de quedarse así 5 años por omisión de sentencia; presos políticos como rehenes del gobierno, regionales postergadas inconstitucionalmente sin fecha determinada, RR suspendido, canal humanitario inexistente, hilo constitucional desgarrado”. Díaz alerta también sobre los riesgos de la “creencia de que Maduro está técnicamente caído y que una marcha a Miraflores o una calle sin retorno conduciría a su salida inmediata. Se asume, puestos a elegir, que los militares (los mismos que gritan ‘Chávez vive’) tendrían que optar entre dispararle al pueblo movilizado o desobedecer a Maduro y permitir que la gesta popular acabe con este desastre de gobierno. Se asume que tener mayoría en la opinión pública es lo mismo que tener el poder, y que basta con coraje para salir de esto”. Concluye Díaz que “el diálogo solo funcionará si se le acompaña con mucha presión periférica (responsabilidad de todos los opositores y descontentos) y se incrementa su piso político con un manejo más acertado de la comunicación (responsabilidad del comando del diálogo)”.

Lo lamentable es que si la MUD tripartita persiste en los mismos errores, le será muy difícil recuperar el apoyo perdido, para beneplácito de Maduro. Las dos MUD deben hacer esfuerzos por rescatar la unidad sin cortapisas, sin la cual naufragan las esperanzas democráticas de los venezolanos. La MUD tripartita tiene que cesar sus desencuentros con Voluntad Popular y ponerle fin a la inaceptable exclusión de María Corina y Ledezma. Tiene que acabar con su desbarajuste comunicacional, en el que cientos de voces pugnan, con mensajes contraproducentes, por copar el espectro mediático, cada vez más escaso por la censura. Un solo vocero –cuando no sea una rueda de prensa de toda la Unidad y no solo de la tripartita– para poner orden a tanto desconcierto. Sería bueno que las dos MUD, pero sobre todo la tripartita, dieran una mirada a las encuestas para corregir el rumbo.

El-nacional.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...