¿Por qué no hay un estallido social en Venezuela? – Yo Soy Venezolano

¿Por qué no hay un estallido social en Venezuela?

vzolanos
Inicio / Actualidad / ¿Por qué no hay un estallido social en Venezuela?

Un trabajo publucado por el Diario Las Américas comenta sobre la crisis econpomica, poitica y social que enfrenta Venezuela.

Esta es la información que ofrece Diario Las Américas:
La severa crisis económica que vive Venezuela está lejos de superarse, el control de cambio junto con el de precios han exacerbado las distorsiones financieras del país, al punto de que en una semana el dólar no oficial subió más de 100% y ya se ubica a 4000 bolívares por dólar.

La falta de liquidez estatal ha motivado al Gobierno a reducir la importación de materia prima, de equipos y tecnología, causando una disminución de la eficiencia y capacidad productiva de la nación en todos los ámbitos, en donde la escasez de alimentos, medicamentos y demás productos básicos no se consiguen. Sin embargo la sociedad parece haberse acostumbrado a la “primitización“ de su vida y no pasa nada, ¿por qué?.

Durante la conferencia de Escenarios Datanálisis, Luis Vicente León, presidente de la firma, explicó el panorama actual y futuro de Venezuela, en el que razona por qué no ha habido un estallido social en el país a pesar de que el malestar social está presente.

León explica que en Venezuela existe un triángulo estabilizador en medio de la crisis económica, siendo los “bachaqueros” quienes estabilizan a la sociedad. “No hay una explosión social si la gente que está en la cola genera 15 salarios mínimos (27.0092 Bs, que representa 8 dólares a mercado paralelo o 41,33 dólares a tasa oficial Dicom Simadi)”.

El economista explica que para que haya un estallido social tiene que haber una pérdida total de las expectativas de la población, en Venezuela las mujeres son las instigadoras pero, a su juicio, el actor para que ocurra tiene que ser el joven varón, justamente quien busca productos básicos y escasos para revenderlos (“bachaquea“) o contrabandearlos.

Sin embargo, con la caída de la producción nacional como consecuencia de la disminución de la importación de materia prima colapsó el bachaqueo, pero el Gobierno se inventó en junio pasado una alternativa con los Comité Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP), una estrategia de control social en Venezuela que ha tenido una penetración social más elevada de lo que se pudiera pensar.

“El Gobierno logra llegarle a un sector de los más pobres con los CLAP, mientras que el contrabando, la apertura de las fronteras (con Colombia y Brasil) además de las importaciones grises (pequeños empresarios que compran a dólar libre y venden los productos en Bodegones a precios más costosos que incluso el mercado internacional) le permite a la clase media adquirir los productos“, advierte el presidente de Datanálisis.

El legado de Chávez no está en juego pero las elecciones sí

Aunque las medidas cortoplacistas del Gobierno de Maduro han evitado un estallido social no han impedido que su popularidad se derrumbe. Parece obvia la relación de la crisis económica frente al respaldo popular, el Presidente en octubre tuvo una aprobación del 19,5%, mientras que a (Hugo) Chávez lo valoraba positivamente 50% de la población, según datos de Datanálisis.

“Si comparas la popularidad de Maduro con la Chávez es un desastre, pero todavía los venezolanos mantienen una conexión positiva con el chavismo. Él es menos fuerte que el legado de Chávez, pero a quien arrastró su impopularidad fue al PSUV no al concepto de Chávez“, advierte León.

Pero es precisamente su impopularidad junto con la del PSUV la que hace peligrar la posibilidad de elecciones a corto, mediano y largo plazo en Venezuela. En la medición que realizó en octubre Datanálisis determinó que 80,6% de los electores estaban dispuestos a votar para que Maduro saliera del poder con el Referendo Revocatorio, en donde un hipotético escenario electoral no solo lo arrastraría a él, sino a todo el PSUV.

Constitucionalmente en diciembre de 2016 debían realizarse las elecciones para renovar los 23 gobernadores y consejos municipales del país, sin embargo el Consejo Nacional Electoral (CNE) las pospuso para 2017 sin establecer hasta el momento fecha exacta para el evento, el próximo año también está pautada la elección de los 335 alcaldes, a final de año. Pero, no hay certeza sobre su realización.

“No hay nadie dentro del chavismo que pudiera ganar, si pierden ese RR, por eso en el diálogo con la oposición era obvio que no se podía negociar ese mecanismo electoral, porque nadie va a negociar que le corten la cabeza“, estima el experto.

En ese sentido, León advierte que la única manera en que la oposición pudiera haber conseguir realizar el referendo revocatorio hubiese sido si el costo de no hacerlo fuese superior al de hacerlo. “Si no hay negociación entre el chavismo y la oposición está complicada incluso una elección presidencial en 2018, en cuyo caso le genera un dilema: buscar una salida a corto plazo o a largo plazo, incluyendo dentro de los elementos la protesta pacífica. De lo contrario no habrá cambio en el modelo económico del país, y el venezolano seguirá habituándose a la primitización”, sentencia.

El Diario Las Américas


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...