Editorial de El Nacional: Rodríguez Zapatero, ave de malos propósitos – Yo Soy Venezolano

Editorial de El Nacional: Rodríguez Zapatero, ave de malos propósitos

Inicio / Actualidad / Editorial de El Nacional: Rodríguez Zapatero, ave de malos propósitos

Otra vez Rodríguez Zapatero. Ave de malos propósitos, ha aparecido con un truco barato que habla de su calaña y contumacia: reunirse con la Cámara de Periódicos de Venezuela para obtener de ese gremio un respaldo a su campaña a favor del diálogo. Un diálogo, ya me referiré a esto más adelante, que no puede existir si en su primera línea no se anuncia la restitución inmediata del derecho constitucional de los venezolanos de elegir y se indica, de una vez, la fecha de las elecciones.

Rodríguez Zapatero pretende hablarle a la prensa venezolana, es decir, a un mundo arrasado por el régimen para el que trabaja. Un régimen que ha reducido a semanarios o ha liquidado a algunos de los diarios de mayor tradición e independencia en Venezuela, como El Impulso, El Carabobeño, El Nuevo País, El Correo del Caroní, Tal Cual, La Verdad, La Mañana y muchos otros. Un régimen que cerró Radio Caracas Televisión en mayo de 2007, hace una década. Un régimen que se propuso como política pública la de la hegemonía comunicacional. Que ha dejado tras de sí una estela de varios miles de puestos de trabajo destruidos. Que ha aprobado leyes para amordazar y censurar, es decir, destruir el derecho a la información. Que ha llevado a periodistas, editores y propietarios de medios de comunicación a los tribunales. Que mantiene una política de amedrentamiento, violencia física y robo de equipos a los profesionales, especialmente de la televisión, cuando realizan sus actividades. Que expulsa a periodistas de otros países cuando visitan a nuestro país en busca de información.

Insisto en esto: el señor Rodríguez Zapatero representa al régimen que hace menos de dos semanas decidió impedir el acceso desde territorio venezolano al canal de noticias CNN, o que ha creado un organismo llamado Corporación Maneiro con el único fin de convertir la adquisición de papel en un laberinto de dificultades, mentiras y arbitrariedad. Se trata de un organismo que practica la misma política inspirada en la lista de Tascón: la de la exclusión de quienes no suscriben su silencio y lealtad al régimen, tal como ocurre con las misiones, la asignación de viviendas, las bolsas de los CLAP, los créditos de la banca pública, las becas y todos aquellos usos abusivos y corruptos que el gobierno ejecuta con los dineros públicos.

Y es aquí donde vuelvo a la cuestión del diálogo: Rodríguez Zapatero no es un facilitador ni un promotor de diálogo. Es un vocero del gobierno de Maduro. Su acción tiene un objetivo: denunciar a la oposición como enemiga del diálogo. Lo que se pretende es doblemente grave, por una parte, sentar a la oposición en la mesa, a mendigar nuestros derechos como si fuesen concesiones graciosas de la dictadura; por otra parte, robar todavía más tiempo a los venezolanos, contribuyendo a darle largas a lo que no resiste más, que es la urgencia de producir un cambio en Venezuela.

Por: Miguel Henrique Otero

El-nacional.com







data-mobile="Auto-detected" data-adapt-container-width="true" data-width="500" data-hide-cover="false" data-show-facepile="false" data-show-posts="false">