Profesor Briceño: “Nadie se atreve a decir amnistía porque no da seguidores” (Video) – Yo Soy Venezolano

Profesor Briceño: “Nadie se atreve a decir amnistía porque no da seguidores” (Video)

Inicio / Actualidad / Profesor Briceño: “Nadie se atreve a decir amnistía porque no da seguidores” (Video)

José Rafael Briceño, mejor conocido como el profesor Briceño, prepara su programa Reporte Semanal transmitido por Vivo Play único canal por internet que transmite en tiempo real las manifestaciones. Intercambia ideas con cuatro jóvenes. Intentan explicar: “¿Cómo llegamos a esto?”.

A este comunicador social, comediante, profesor de arte, coach de misses y políticos, actor y director, se le da bien poner en palabras simples y graciosas lo complejo. Lo intenta arduamente todos los días a través del humor.

Lleva una camisa gris que dice: “Cuando tu amante te diga que nunca había sentido esto, no es amor, es amnesia”, firmada por él mismo: Prof. Briceño.

Fuma un cigarro electrónico, aunque confiesa, que solo lo usa mientras trabaja. Se sincera: “No he dejado el cigarrillo”.

Por un momento nos recuerda a su madre, Mercedes Pulido, exministra de la mujer en Venezuela y profesora de Psicología de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), quien en los pasillos de la casa de estudios en Montalbán, solía conversar con sus alumnos mientras balanceaba un cigarrillo en mano.

-Yo quería hacer esta entrevista con su madre, la profesora Mercedes Pulido, pero a la semana murió. Ella decía que a los venezolanos nos salvaba de las ideologías nuestro desorden porque nunca nadie estaba realmente comprometido con nada, ¿creerá lo mismo el hijo?

-“La virtud del desorden”, es una frase muy frecuente de mi mamá. La virtud del desorden es el principal enemigo del chavismo. Está presente en el argumento del Gobierno para crear el carnet de la patria que, además de ser el pobre argumento preelectoral que siempre usa para crear algún tipo de censo que genere expectativas, demostró que en todos estos años ¿Cuántos años tienen las misiones? lo que estaban era anotando nombres en una libreta. Ahí tú ves la presencia del desorden.

Ahora, la virtud del desorden es que, a pesar de todos los mecanismos de represión y de extorsión, no han logrado montar una estructura seria, precisa, de extorsión ciudadana a través de las dádivas del Estado. Sí han logrado desestimular a mucha gente, pero electoralmente no. El mejor ejemplo de ello fueron las elecciones parlamentarias de 2015.

La virtud del desorden también tiene que ver, por ejemplo, con que la intención de la oposición jamás ha sido tener un grupo de muchachos que conteste las bombas lacrimógenas. Eso surge por el caos, por la manera en que nos movemos. No seguimos dogmas. ¿Cuántas personas están realmente con un partido de izquierda o de centro porque creen en esas ideologías? Muy pocas. Generalmente sigues la tendencia política por la imagen de país que te proyectan o por el orador.

-¿Qué le responde a las personas que consideran que este país está como está por el humor?

-Es una duda que tenemos todos los comediantes. Una conversación que he tenido con Laureano Márquez, aquí en PLOP, con los que creamos Reporte Semanal (…) Yo tengo una ventaja, siempre he hecho humor desde la ira. Conmigo la gente se ríe o de la forma en que estoy ilustrando las contradicciones que me ponen iracundo, o se ríen de lo iracundo que estoy. Piensan “tú no puedes vivir así Briceño”.

-¿Pero de verdad lo siente así o es solo un personaje?

-Sí. Gracias a Dios no hay una actuación. Puede que le suba el volumen un poco, a veces, pero vivo en ese estado constante de ira. Ahí tienes un ejemplo de cómo el humor puede ser una manera de canalizar elementos que están ocurriendo. No sé si de manera productiva.

El humor tiene el propósito de hacerte reír. Todo lo demás, si lo haces adrede, a veces, atenta contra el humor. El humor es un género de entretenimiento. Hay cuatro géneros básicos en la comunicación: informar, argumentar, persuadir y entretener. El entretenimiento es placer, y el humor es una forma de placer.

Ahora hay circunstancias como las que estamos viviendo, donde (el humor) termina convirtiéndose en algo pedagógico porque te permite, dadas las licencias que tienes, reducir a elementos sensoriales, a imágenes muy plausibles y a cosas que la gente toca, elementos muy abstractos.

El humor te permite decir cosas como: “Maduro con la constituyente lo que está es mandando a construir una arquería que vaya de corner a corner a ver si nos puede meter un gol”. Quizá no es exacto pero ilustra la situación.

Aquiles Nazoa decía que “el humor es algo que te hace pensar sin que te des cuenta”. También, ciertamente, es una manera de trivializar y el riesgo que se corre es que, en este momento, nada de lo que sucede es trivializable. Es contundente.

-¿Cómo se hace periodismo con humor o cómo se hace un stand-up con más de 40 muertos en protestas y disturbios?

-Exacto. No puedes hacerlo con los 40 muertos pero sí con la imbecilidad de un ministro que dice que a Armando Cañizales lo mandó a matar la oposición para que el director de música Gustavo Dudamel declarara. Es un nivel de locura que uno se pregunta: ¿Cómo hago humor con esto? Pero lo que puedo hacer es sátira. La mofa del nivel de absurdo al que es capaz de llegar alguien para justificar lo que está ocurriendo.

-La profesora de letras María Fernanda Palacios siempre dice que la tragedia tiene una puerta y la comedia dos. Que eso diferencia a estos géneros, ¿en dónde estamos ahora?

-La tragedia tiene una puerta porque la única salida es la muerte. Está signada desde el principio porque va a terminar con una muerte. Hay una versión de una de las grandes tragedias, Antígona, donde Corifeo sale al principio y le dice al público: “Los personajes que ustedes ven aquí representarán para ustedes la tragedia de Antígona. Esta es Antígona. Ella va a morir”. Ahí mismo, termina con el misterio. La tragedia está en lo que ocurre, en cómo ese ser trata de luchar contra las fuerzas del destino.

En la comedia no hay destino, pero sí la constante del absurdo. Tiene dos puertas porque te puedes reír del absurdo, y gracias a ese absurdo, tomar conciencia y salir airoso. El drama de hacer comedia ahorita, es que estamos haciendo comedia de una situación de la que no sabemos si saldremos airosos. De hecho, no vamos salir airosos. Ya tenemos 40 muertos más los más de 25 mil anuales por desidia del Gobierno en el área médica y por homicidios.

-Siempre se le ve en las manifestaciones opositoras, ¿siente que se está logrando algo?

-El propósito más básico de la protesta es decirle al mundo y al Gobierno que las cosas no están bien y evidenciarlo. Eso se está logrando. Por otro lado, ¿es Nicolás Maduro más fuerte ahorita de lo que era hace mes y medio? No.

-¿Está seguro de esto?

-Es más violento, está más desesperado y por lo tanto es más peligroso. Pero más fuerte, no. Hasta hace poco era un hombre que tenía un mínimo de reconocimiento internacional, donde los países se la pensaban dos veces antes de denunciar la situación de Venezuela. Ahora tienes hasta The New York Times publicándote una nota sobre los colectivos. Esto no es un tipo que está más fuerte y es parte de lo que han logrado las protestas. La gente está más consciente de lo que nos está ocurriendo y está prestando más atención a la política.

Ahora, sacar a Nicolás Maduro creo que es un cuarto del problema. La verdadera mitad del problema es si tenemos la madurez política para ir a un proceso de reconciliación nacional. ¿Hemos pensado, no solo en recuperar al país, sino en tener un nuevo país distinto a este? Aquí nadie se va a levantar y va a tener un malibú parado frente a su casa. Hay que detenerse a pensar en cómo hacer ese otro país. Lo que requerirá un proceso de reconciliación ¿Podemos ir a esa reconciliación? Esa es una tarea pendiente que me parece tan importante como la salida del presidente y más allá de eso, el reconocimiento de que hay que aplicar -otro modelo.

-¿Siente que la dirigencia opositora está preparada para asumir un eventual cambio político?

-Si en diciembre me hubiese preguntado si la dirigencia opositora estaba preparada para hacerle una oposición seria a Nicolás Maduro, te hubiera dicho que no porque la evidencia que tenías era el diálogo fracasado; un año de pérdida de lo que podía haber hecho la Asamblea Nacional por haber tomado la iniciativa de Henry Ramos Allup de llevarla por el lado de la polarización en vez de haber encontrado mecanismos más astutos o sagaces como empezar por el tema de los diputados de Amazonas o el TSJ y luego irte a otros procesos. No lo sé…es muy fácil para mi juzgar desde aquí, pero en diciembre tu no hubieses dicho que esos diputados estaban preparados para hacerle frente al Gobierno.

-¿Y ahora?

-Bueno, finalmente vimos a la bancada joven. Esta oposición está más preparada porque la batuta la está llevando la bancada joven y espero que los Barboza, los Ramos Allup, los Eduardo Fernández del pasado, entiendan que su momento pasó, que el peligro de ellos es convertirse en lastre. Tienen mucho que aportar a nivel de voz pero que se queden quietos.

-¿Pero para esa reconciliación de la que habla no se necesita gente con experiencia? Quizá estos muchachos no la van a tener.

-Difiero contigo. Me parece que la reconciliación, más que experiencia necesita de espíritus jóvenes que no hayan acumulado rencillas. El verdadero drama de este país es que cada gestión se convierte en un ajuste de cuentas con el gobierno pasado. Te agarras de una propuesta de socialismo porque es la manera de lograr una revancha pero tu fundamento es una revancha social y económica de clase y la decoras con el lenguaje del marxismo. Eso no es una propuesta.

-¿Sugiere que se baje el costo político de la salida de este Gobierno?

-Claro. Los grandes idiotas de esto, además de los que viven en unas contradicciones históricas, son quienes, dentro de la oposición, plantean como bandera y manera de azuzar y generar seguidores la venganza. Son grandes imbéciles, tarados mentales e irresponsables. Primero, por lógica, nadie se sienta a jugar ajedrez si le dices al otro que el que gane el partido mata al otro. Si el otro, además es el dueño del cuarto donde se juega y de la mitad de las fichas, o va a hacer trampa, o se va a tardar todo lo que le dé la gana en jugar.

Y en segundo lugar, es una idiotez histórica porque cualquiera que haya leído el proceso chileno, brasileño, argentino de transiciones sabe que tienes que ir siempre a una gran amnistía. Entonces nadie se atreve a decir “amnistía” porque no da seguidores, porque le quita crédito político. El verdadero trabajo de un líder político es decirle a la gente lo que no quiere oír y explicarle a la gente que, a pesar de que no lo quiere oír, ese es el camino a tomar.

-Usted que ha servido de coach incluso a misses, ¿cómo asesoraría a las personas para mejorar las protestas y cómo asesoraría a los políticos?

-”Cochear” las protestas es prácticamente imposible porque están hechas de fenómenos de masa. ¿Cómo le dices a una gente que lanzaron al Guaire, que no lancen una bolsa de mierda en respuesta? Yo entiendo aunque no lo justifico. Cómo le explicas a la gente, en medio de este fervor, que esa persona que te reprime está viviendo lo mismo que tú. Yo lo que les recomendaría a los políticos, que claro están manejando muchas más variables que uno, es nunca perder visión de la audiencia y nunca tener miedo de decir cosas que desagraden a los otros.

Yo siento la rabia y la he visto en las protestas, pero sé que esa rabia no me va a ser útil. La base puede ponerse loca y tener elementos disociados. Pero tú arriba tienes que mantener la cordura.

-Usted me dio clases de Arte en la UCAB, ¿cómo ayuda el Arte a entender todo lo que está pasando?

-Logra resumir en una sola imagen muchas cosas. Eso está ocurriendo mucho en este momento con los fotógrafos que están saliendo a cubrir las protestas. El artista, generalmente, es alguien que ha leído, estudiado y logra rescatar momentos de la historia que la gente desconocía. Lo más importante que hace el artista, es recordar que hay algo salvable en todos nosotros y que eso merece ser respetado.

-¿Usted es periodista?

-Graduado de mención prensa.

-Uno como periodista trata de no vincularse ideológicamente con ninguna de las partes. A usted, se le ve polarizado, ¿es así? ¿Cómo se hace el trabajo periodístico atendiendo a los preceptos que se enseñan en la universidad?

-Sí, es muy difícil no estar polarizado. Pero para hacer un trabajo correcto lo que se necesita es volver a tus bases. ¿Tengo los datos para afirmar o firmar esto? Hay datos, hay hechos medibles reales. Hay una tasa de inflación. La guerra económica es una interpretación, pero el dato es la inflación o la escasez. Partamos de los datos y no de la postura. Si observas las cifras de la caída de los precios del petróleo y de la subida de la inflación, vemos que la subida de la inflación comenzó dos años antes de que se cayeran los precios del petróleo. Eso es un dato real. El problema no es el precio del petróleo, sino la gestión, el modelo. El problema es qué se estaba haciendo con ese dinero.

-¿Usted vio venir esta situación?

-Esto se veía venir desde el principio, en cuanto a que, cuando una persona quiere un poder hegemónico, mientras más poder tiene y menos mecanismo de control tiene, más loco se va a volver. El momento en que aquí se hizo la reelección indefinida estábamos marcados.

-¿Tiene miedo?

-Sí, claro. Tengo hijas y una mujer. Gente que depende de mí. Tengo pocos lugares a donde ir y pocos medios para hacerlo. Negar el miedo en este momento es lo peor que podemos hacer.

Elestimulo.com


YoSoyVenezolano.info

↑ Grab this Headline Animator









También Te Podría Interesar >>

Loading...