Coronel británico propone ayuda de Reino Unido para solucionar crisis en Venezuela

 

Ni los noruegos ni los estadounidenses. El coronel británico Robert Stewart asegura que es el Reino Unido la nación que tiene la capacidad de ayudar a solucionar el “desastre” de Venezuela. El político conservador escribió en una columna publicada en el Daily Express que la comunidad internacional se está dando cuenta de que Juan Guaidó no es el “salvador” que esperaban.

“Quizás, con la nueva perspectiva británica, estamos bien posicionados para mostrar liderazgo en este tema. Me gustaría ver que el Reino Unido organice una cumbre para romper el punto muerto y demostrar nuestra capacidad en el escenario internacional para solucionar este desastre”.

«Buscar éxito donde otros han fallado»

Alternativamente, propone utilizar el asiento permanente de su país en la ONU para empujar a la organización a aprovechar esta oportunidad. Enfatiza además que para “lograr el éxito donde otros han fallado”, se requiere un líder audaz, valiente y emprendedor. En otras palabras, sugiere apostar por el liderazgo del Reino Unido ante el fracaso, hasta la fecha, de las estrategias de Noruega y Estados Unidos.

Sobre Noruega dice “sostuvo varias rondas de conversaciones pero no ha logrado avances significativos”. Sobre Estados Unidos destaca que “ha liderado el apoyo internacional de las naciones occidentales a Juan Guaidó” pero en Venezuela todo el mundo sabe quién tiene el control. “Nicolás Maduro continúa manejando los mecanismos del Estado, desde el Poder Judicial hasta la policía”.

Reino Unido puede «evitar el colapso total»

Robert Stewart, quien es miembro del Parlamento de Beckenham desde 2010, así como del Partido Conservador, sostiene que ni Maduro ni Guaidó son vistos de manera favorable por los venezolanos. En su columna titulada ‘El Reino Unido tiene el deber moral de romper el estancamiento mortal en Venezuela’ plantea su hipótesis para evitar “el colapso total” del país.

“Independientemente de la ruta que se tome, tenemos la obligación moral de actuar y, para mí, el camino a seguir parece claro: un acuerdo de gobernabilidad, seguido de elecciones presidenciales anticipadas, libres y justas”.