Descubre el por qué ser enfermera en Venezuela es un suicidio

La presidenta del Colegio de Enfermería de Caracas, Ana Rosario Contreras, alertó este miércoles que ese gremio está en la peor etapa desde que llegó el coronavirus y exigió apoyo a las autoridades.

“Como trabajadores del sector salud queremos denunciar esta situación, la salud es un tema que no se puede detener. Debe existir una voluntad política, de acuerdo a informaciones el 80% de la población podrían quedar contagiados, así sea con condición de asintomáticos”, indicó.

En rueda de prensa, advirtió que están en riesgo, por lo que pidió a los gerentes de los hospitales que atiendan la situación. “No es momento de guardar los equipos, es momento de atender esta situación”, acotó.

Contreras también se refirió a la situación de las morgues, que, dice, no están en funcionamiento.

“En Venezuela un cadáver puede durar hasta más de 48 horas en un hospital. Hoy no deberíamos estar preocupados por estos temas, lamentablemente estamos atendiendo circunstancias que deberían ser resuelto por un gobierno nefasto”, criticó.

Además, sentenció que a los enfermeros no se les están haciendo las pruebas de descarte de Covid-19, ni a sus familiares, por lo que afirmó: “Ejercer la profesión de la enfermería en Venezuela es un suicidio”.

“Más del 60% de los hospitales de Venezuela no tienen agua, eso es inaceptable, bajo esa circunstancias nosotros realizamos nuestras actividades, somos soldados contra un enemigo invisible sin los equipos necesarios”, argumentó.

Y al mismo tiempo lamentó los decesos en el personal de salud. “Siete enfermeras han fallecido, el gremio de la salud ha perdido 38 profesionales de la salud”.

“Somos el primer país de América Latina con estas cifras”, alertó.