Escándalo político que arropa la imagen de Peña Nieto y tiene a Odebrecht involucrado

Antes de aceptar la extradición de España a México, Emilio Lozoya informó al Gobierno federal que la empresa brasileña Odebrecht pagó millones de dólares que fueron usados en la campaña presidencial de Enrique Peña en 2012.

Lozoya enfrenta en México acusaciones por lavado de dinero, asociación delictiva y cohecho acusado de recibir 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht en la campaña presidencial de Peña Nieto y participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes por 280 millones de dólares.

Odebrecht habría pagado esa cifra millonaria a Lozoya para que en el futuro el gobierno de Peña Nieto ganara una licitación valorada en 115 millones de dólares para remodelar una refinería.

En la campaña de Peña Nieto, Lozoya fue coordinador de Vinculación Internacional y en este cargo fue donde supuestamente Odebrecht le habría entregado unos 10 millones de dólares como contribución electoral, según testimonios de exdirectivos de la constructora.