Elliott Abrams negó haberle enviado un mensaje a Maduro

El enviado especial del gobierno de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, negó haberle enviado un mensaje al gobernante en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, tal como éste lo aseveró en una aparición televisiva.

“Elliott Abrams… que está en cuarentena metido en su casa. Mi saludo a Elliott. Está pendiente la conversación. Ya me llegó tu mensaje, Elliott Abrams, ya sabes. De acuerdo con lo que me dices. Vamos pa’lante”, dijo Maduro, sin indicar específicamente a qué mensaje hacía referencia.

No obstante, el funcionario estadounidense desmintió el señalamiento del mandatario chavista.

De hecho, a través de una declaración al medio estadounidense Bloomberg, Abrams expresó: “Esto es un chiste o desinformación. Estados Unidos no le envió ningún mensaje a Maduro, por fuera de nuestra declaración pública acerca de cómo la recuperación de Venezuela comenzará el día en que se vaya y estamos dispuestos a discutir los detalles de su partida”.

Abrams hacía referencia a comentarios que él mismo había emitido el martes, cuando reiteró que la administración de Trump no interactuará con el régimen de Maduro si sigue adelante con la convocatoria de elecciones parlamentarias y no se compromete a implementar un Gobierno de transición.

Mientras continúe ese escenario, explicó, el Gobierno continuará con su estrategia de presión tanto a “través de sanciones como actividades diplomáticas”.

A su juicio, la política en general de EEUU es impedir que el régimen de Maduro tenga ingresos y continuar presionando contra las formas en que opera, particularmente en el sector petrolero y el sector del oro.

Abrams expresó que ha mantenido conversaciones con la delegación del diálogo de paz en Noruega, que visitó a Venezuela. “Fue un viaje difícil por la pandemia, pero siempre estamos esperanzados en que sea posible una negociación. El propósito de la presión contra Maduro es forzarlo a negociar seriamente”.

El funcionario de EEUU, se mostró escéptico en torno a la posibilidad de negociar “seriamente” una transición hacia la democracia. “No puedo decir que sea particularmente optimista sobre este viaje porque parece que el régimen ha decidido que continuará con esta farsa de elección”, dijo Abrams.

“Pero siempre es alentador ver a los noruegos permanecer activos y comprometidos. Y si llegamos al punto de tener una negociación en el próximo mes o el próximo año, creo que es perfectamente razonable que Noruega sea clave para eso”, concluyó.