Maduro burla sanciones con buques petroleros clandestinos

1qNuevos intermediarios están dispuestos a asumir los crecientes riesgos y ayudar al líder socialista Nicolás Maduro a seguir comercializando el crudo venezolano, en medio de un constante ahuyentamiento de las navieras más grandes del mundo por las sanciones de Estados Unidos.

En el primer año desde que el gobierno de Donald Trump impuso asfixiantes sanciones económicas sobre la industria petrolera venezolana, las escalas portuarias en Venezuela cayeron un 46%, según el reporte de C4ADS e IBI Consultants, dos centros de estudios con sede en Washington dedicados a cuestiones de seguridad nacional.

Pero si bien la actividad general de petroleros ha bajado, operadores menos escrupulosos llenan el hueco.

Analizando datos de los sistemas de rastreo obligatorios en los petroleros, C4ADS identificó 214 buques que visitaron Venezuela en el año pasado desde que se impusieron las sanciones, pero no en los 12 meses anteriores. En total, esos barcos suponían el 33% de todo el tráfico marítimo desde que Estados Unidos prohibió a los estadounidenses hacer negocios con el sector petrolero venezolano el 28 de enero de 2019. Casi la mitad de esos barcos visitaba Venezuela por primera vez.

Dentro de sus esfuerzos por privar a Maduro del acceso fácil a efectivo a través de las enormes reservas de petróleo de Venezuela, el gobierno de Donald Trump ha sancionado a más de 50 buques por incumplir las sanciones. También ha publicado nuevos lineamientos instando a la industria marítima a reforzar su vigilancia ante actividades en alta mar para incumplir sanciones.

Algunos capitanes y sus empleadores respondieron apagando sus transpondedores y navegando de forma clandestina durante semanas para ocultar los petroleros cargados de crudo. A menudo, esos barcos descargaban en alta mar en peligrosas operaciones para transferir el crudo de un barco a otro, lo que complica que las autoridades localicen su destino final.

Mientras tanto, la escasez de combustible en Venezuela ha hecho que el país recurra a Irán, que en mayo envió cinco petroleros de gasolina al país suramericano.