Satanistas amenaza con demandar al estado de Misisipi si coloca la palabra de Dios en su bandera

La organización estadounidense dedicada al activismo político, El Templo Satánico, ha advertido al estado de Misisipi que lo demandará si colocan en el nuevo diseño de su bandera la frase 'In God We Trust' (en Dios confiamos), como está planeado actualmente, informa The Hill.

A fines del mes pasado, el gobernador de Misisipi, Tate Reeves, firmó una ley para cambiar la bandera del estado que contuvo un emblema confederado por más de 120 años. Misisipi fue el último estado de EE.UU. cuya bandera contenía ese símbolo.

La medida se produjo en medio de un impulso a nivel nacional para eliminar los símbolos de la esclavitud de la época de la Guerra Civil. Y ante la creciente presión para abordar la injusticia racial en medio de las protestas del movimiento Black Lives Matter en todo el país, los legisladores estatales aceleraron el proyecto y designaron un panel para diseñar una nueva bandera.

Está previsto que el nuevo diseño, que deberá ser elegido a finales de año, contenga la frase "In God We Trust". En una carta dirigida al fiscal general de Misisipi, un abogado que se pronunció en nombre del Templo Satánico elogió al estado por haber dado "un paso muy positivo" al retirar la bandera confederada. Sin embargo, criticaron que se incluya a "Dios" en la nueva bandera al considerarlo también un símbolo excluyente.

"Eliminar un símbolo excluyente y reemplazarlo por otro no soluciona el problema", explicaron en su misiva sugiriendo que si se va a colocar una frase religiosa se debería incluir "una referencia a satanás", algo que probablemente no sería del agrado para las personas de otras creencias.

La organización concluyó confiando en que las autoridades tomarán en cuenta su aviso, pero recalcaron que si el estado de Misisipi insiste en "colocar esta frase religiosa excluyente en su bandera", presentarán "una demanda y buscarán medidas cautelares" contra este acto.

Una posible demanda contra el lema "In God We Trust", que se encuentra en los dólares estadounidenses, no sería nueva. Anteriormente un fallo judicial determinó que la inclusión de esta frase en su papel moneda "no infringe los derechos de la Primera Enmienda".