Se inhumarían muertos no COVID si colapsa capacidad de hornos crematorios

Un informe de Noticias Caracol deja en evidencia la crítica situación que se vive en el servicio funerario de Bogotá ante el aumento de fallecimientos por coronavirus. La cantidad de muertos diarios que deja la pandemia en la capital del país tiene a tope a los hornos crematorios, públicos y privados, así como a las morgues para el almacenamiento de los cuerpos.

En ese segundo punto, el Distrito adquirió tres contenedores fríos con capacidad para 75 ataúdes, en donde se almacenarán los cadáveres de personas que fallecieron por COVID-19, a la espera de que puedan ser cremados. Tres más, dice el informe de Noticias Caracol, vienen en camino y dos adicionales para cuerpos sin identificar o reclamar.

“Gente que muere sola en su casa o de las que no aparecen familiares a reclamarlos luego de su fallecimiento”, comentó Luz Amanda Camacho de la UAESP a Noticias Caracol.

Hornos a tope

La funcionaria reveló además que la red de hornos crematorios de la ciudad, compuesta por seis hornos del servicio público y siete de empresas privadas, tiene una capacidad de cremación de hasta 106 cuerpos.

Pero en un día como el pasado jueves 30 de julio, en donde fallecieron por coronavirus 141 personas, adicionales a los muertos por otras causas, supone un alto riesgo de colapso en la red funeraria y de hornos crematorios de la ciudad.

Camacho de la UAESP reveló, por tanto, que en caso de llegar al tope de capacidad de cremación y de almacenamiento de cuerpos en Bogotá, “se tomaría la decisión de inhumar individualmente a los fallecidos no COVID en Bogotá”.

Esto significa que no serían cremados sino enterrados individualmente, en tumbas o bóvedas, como lo permiten las nomas en estos casos de emergencia sanitaria.

Las autoridades distritales recordaron, por tanto, que es urgente que la ciudadanía refuerce su disciplina social y cuidado para detener la velocidad de contagios y de posibles muertes por la pandemia del coronavirus en la ciudad.