Uribe es privado de libertad por orden de la Corte Suprema

La Sala de Instrucción de la Corte estuvo reunida hoy revisando el proceso en su contra, lo paradógico es que Uribe está preso y Alias Timochenco y otros comandantes de las FARC están en libertad y hasta en el Congreso.

Aun cuando no ha sido condenado, la medida tiene un alto costo político tanto para Uribe como para el gobierno de Iván Duque al perder dos senadores, Aída Merlano acusada de venta de votos y fugada a Venezuela, y ahora el senador Uribe. También el senador Iván Cepeda el acusador, asume la sentencia como un triunfo.

Se conoció que el alto tribunal ordenó una medida de aseguramiento en su contra. Así lo dio a conocer el mismo expresidente Álvaro Uribe en su cuenta de Twitter.

“La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia, y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la Patria”, dijo Uribe en su red social.

La Sala de Instrucción tomó esta decisión en la tercera sesión que tuvo para evaluar el tema.

En esa sesión, el alto tribunal debía definir si continuaba el proceso contra Uribe y si ordenaba su detención, como lo ha dado a conocer el expresidnete.

En este proceso la Sala de Instrucción debía resolver la situación jurídica del expresidente y del congresista Álvaro Hernán Prada, cuya investigación por estos hechos se inició desde el 2018, y quienes asistieron a un interrogatorio en el alto tribunal en octubre del año pasado.

En este caso, la Corte estaba estudiando la ponencia que les presentó el magistrado César Augusto Reyes Medina a sus demás compañeros.

En esta evaluación participaron los magistrados Francisco Javier Farfán Molina, Marco Antonio Rueda Soto, Misael Fernando Rodríguez Castellanos y el presidente de esa Sala, Héctor Javier Alarcón Granobles. La única magistrada de la Sala de Instrucción que no participó fue Cristina Lombana, ya que ella está impedida en este proceso.

Después de resolver la situación jurídica, el alto tribunal seguirá practicando más pruebas, tanto las ordenadas por el alto tribunal como las pedidas por la defensa, para tomar una decisión en la que defina si lo llama finalmente a juicio, o si archiva el proceso.

Esta decisión en el alto tribunal se toma justo en momentos en los que un juez debe definir si envía a prisión a Diego Cadena, quien era abogado de Álvaro Uribe, y a quien la Fiscalía le imputó cargos la semana pasada –junto con el abogado Juan José Salazar- por supuestamente haber ofrecido un soborno de 200 millones al exparamilitar Carlos Enrique Vélez, así como ayuda jurídica al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, para que declararan a favor de Uribe y en contra de Iván Cepeda.

La investigación de Reyes contra Uribe, así como contra el congresista del Centro Democrático Álvaro Hernán Prada, se da porque supuestamente intentaron torcer el testimonio de Juan Guillermo Monsalve, quien ha dicho que el expresidente estuvo detrás del nacimiento del Bloque Metro en Antioquia. Monsalve era hijo del mayordomo de la hacienda Guacharacas, de la que los Uribe Vélez fueron propietarios.

La investigación por la que ahora Uribe será detenido, se inició en julio del 2018, luego de que el entonces magistrado José Luis Barceló decidió llamarlo a indagatoria al encontrar que, presuntamente, Uribe estaba tratando de cambiar el testimonio de testigos para que se retractaran de afirmaciones en las que lo señalaban de promover el paramilitarismo en Antioquia, y para que supuestamente inculparan a Iván Cepeda de estar fabricando testimonios en su contra.

Con la ley de doble instancia, el caso pasó ese año a la Sala de Instrucción, que asumió todas las investigaciones que llevaba la Sala de Casación Penal contra los aforados. El caso primero estuvo en el despacho de la magistrada Cristina Lombana, pero luego de ser recusada por Iván Cepeda, quien fue aceptado como víctima en el proceso, el expediente quedó en manos de Reyes Medina.

Medina ratificó la decisión de llamar a Uribe a indagatoria, diligencia que se cumplió en octubre del año pasado, marcando un hecho sin antecedentes, pues nunca un proceso contra un expresidente del país había avanzado hasta ese punto.

Lo que ha dicho la defensa del expresidente
Ante la Corte Suprema de Justicia, y a través de su defensa encabezada por el abogado Jaime Granados, Uribe había dicho que no se cumplen los requisitos para ordenar una medida de aseguramiento. También le habían pedido al alto tribunal que si ordenaba una medida de este tipo, no fuera restrictiva de su libertad.

La defensa también ha dicho que en el caso no se encontraron indicios graves en ninguno de los seis eventos que se relacionan en el expediente. Así, sobre las visitas de Diego Cadena a testigos, la defensa ha dicho que según las mismas interceptaciones en el caso queda claro que él no conocía de los aspectos puntuales de lo que hacía su abogado. Incluso, el mismo Uribe ha dicho que no conocía que Cadena les hubiera ofrecido pagos o ayuda a testigos. Esa versión ha sido replicada por Cadena, quien ha dicho que Uribe no tenía conocimiento de lo que él llama ayudas humanitarias, y no sobornos, para los exparamilitares con los que habló.

También ha negado haber intentado cambiar el testimonio de Monsalve y, según la defensa, si se hicieron acercamientos con él o con su esposa, fue porque Monsalve supuestamente manifestó un interés de ratractarse de lo dicho contra Uribe.

Con información de Periscope y El Tiempo