Expertos aseguran que el petróleo venezolano “no es rentable, ni dará grandes beneficios”

Expertos disertan sobre la recuperación de la alicaída producción de crudo en el país suramericano. Advierten que la inversión venezolana, china y rusa de los últimos años en la Faja del Orinoco quedará “como activo varado”.

La industria petrolera de Venezuela no triplicará su producción en un año, como ha prometido el nuevo ministro del sector del gobierno en disputa de Nicolás Maduro, ni aportará “grandes beneficios” a la economía nacional en los próximos años, concluyen los economistas.

Carlos Mendoza Potellá, economista, experto en petróleo y exembajador de Venezuela en Rusia y Arabia Saudita, criticó en un foro sobre el presente y futuro de esa industria los planes técnicos y políticos de expansión de la producción petrolera en la industria venezolana desde 1983.

“Muchos de los planes de la evolución de nuestra producción han sido una frustración constante. La producción cayó masivamente, sobre todo después de 2005. Cayó bárbaramente”, dijo durante su intervención.

Hugo Chávez, presidente desde 1999 hasta 2013, planteó elevar la cuota petrolera del país de 3,2 millones barriles por día a seis millones. Hoy, Venezuela produce 397.000 barriles, según datos del gobierno madurista.

Mendoza Potellá atribuye esos planes expansivos a un fenómeno de “comedia y tragedia” sobre la base de que Venezuela es la primera potencia petrolera del mundo, “sin serlo”.

Opina que Venezuela, una nación con más de un siglo de experiencia en el negocio de los hidrocarburos, no ha contado con algún gobierno reciente que caiga en cuenta de que el petróleo ya no desborda las tasas de beneficios.

El economista apuntó que la explotación mundial de crudo ha disminuido de manera paulatina tanto sus excedentes como sus rentas.

En el caso venezolano, el margen de ganancia de la explotación petrolera fue de solo 19 por ciento en 1994 y cayó a 13 por ciento en 2016, antes que la producción se redujera a menos de un millón de barriles al día, especificó.

Para leer la nota completa, pulsa aquí