De terror: Comunidad en Florida aterrorizada por asesino en serie

Antonio Rodríguez dijo que él solía trabajar con una de las víctimas, Mitchell, en una tienda de suministros Walmart.

“Siempre nos reuníamos al salir del trabajo”, recordó. “Por eso no me gusta mucho hablar de eso. Me toca una fibra. Era un buen muchacho”.

La policía de Tampa investiga los cuatro asesinatos como vinculados, a menos que las pesquisas demuestren lo contrario.

“No importa si (los asesinatos) no están vinculados, pero estoy convencido de que sí lo están”, dijo en conferencia de prensa Brian Dugan, el jefe de policía interino de Tampa.

Pero a diferencia de los primeros asesinatos, luego de la muerte de Felton la policía obtuvo una descripción del sospechoso, gracias a testigos que lo vieron abandonar la escena del crimen: un hombre negro, delgado, de cerca de 1,80 m.

La policía también difundió el miércoles un video de una cámara de vigilancia con imágenes tomadas poco después del último asesinato, que muestran a un hombre con un suéter con capucha clara.

Tras el primer asesinato, las cámaras de vigilancia mostraron imágenes de un hombre con una capucha similar y la misma contextura y cadencia al andar.

“Necesitamos a alguien que se preocupe y que tenga el corazón y el valor de dar un paso adelante para decirnos quién es esta persona, que nos dé su identidad”, dijo Dugan.

“No queremos especulaciones”, añadió. “Sólo necesitamos nombres”.

También el miércoles, la policía aumentó la recompensa por cualquier información que conduzca a su arresto de 41.000 dólares a 91.000 dólares.

ALGUIEN SABE ALGO

Ryan Reynolds, de 37 años, ha estado durmiendo en un parque porque actualmente no tiene trabajo. Pero si está preocupado, no quiere admitirlo.

“Él está atacando al azar a la gente que no está alerta”, dijo.

El asesino “debe de conocer las calles y callejones de por aquí. Al principio pensé que sería algo vinculado a una pandilla, pero ahora que hay más de una víctima, debe ser algo más”.

Ramón Maldonado sale a fumarse un cigarrillo y observa a los patrulleros que circulan por las calles. Es cocinero de un restaurante de sushi.

“Es triste”, comentó. “Conocí al señor Felton, lo solía saludar, charlábamos un poco”, dijo el hombre de 58 años.

“Pero esto no es sólo trabajo de la policía. Tenemos que unirnos como comunidad y ayudar a capturar a este hombre. Alguien sabe algo. Yo ya no salgo a caminar afuera con mi familia”.

AFP