¡ENTÉRATE! Miguel Rodríguez Torres, el militar golpista que organizó los círculos bolivarianos

El funcionario participó en la intentona de golpe de Estado del 4 febrero de 1992, teniendo como misión dirigir el asalto a la residencia presidencial La Casona, donde se encontraba esa madrugada la primera dama, Blanca Rodríguez de Pérez, su hermana, una hija y dos nietos.

La operación no tuvo éxito y dejó como saldo el asesinato de cuatro efectivos policiales. Fue detenido inicialmente en los calabozos de la Dirección de Inteligencia Militar, y posteriormente trasladado al Cuartel San Carlos, lugar en el que permaneció dos años hasta ser indultado por el presidente Rafael Caldera. Durante su presidio se dedicó a escribir recetas de cocina que luego fueron obsequiadas por Diosdado Cabello, con el título “La sazón de la Revolución”.

En 2002, Rodríguez Torres fue enviado por Hugo Chávez como negociador con los militares que se declararon en desobediencia. Según un artículo del diario El Nacional, los oficiales insurrectos denunciaron que Rodríguez Torres les había ofrecido prebendas a cambio de que confesaran que almacenaban armas en el estacionamiento de la plaza y el Hotel Four Seasons.

Luego el exfiscal Hernando Contreras, que llevaba el caso del fiscal Danilo Anderson, denunció que varios funcionarios del Gobierno, entre ellos Rodríguez Torres, se habrían reunido en la sede de la Disip y habían decidido eliminar a los autores del crimen: Los hermanos Guevara, un funcionario de la PTJ y un excomisario de la DISIP.

En octubre de 2009, el diputado Ismael García, denunció que el exministro junto con Hugo Carvajal, se beneficiaban con sumas de dinero que provenían de operaciones financieras que realizaba el empresario Ricardo Fernández Barruecos. Cuatro años más tarde, su amistad con el empresario Gianfranco Rondón, de GPS Móvil de Venezuela, sirvió para que a través de MinInterior se compraran 17.590 equipos de GPS para unidades de transporte.

Elcooperante.com