OPPENHEIMER sobre Bolivia: ¿puede haber un ‘golpe’ contra un golpista?

Primero, según la constitución vigente cuando Morales asumió el cargo en 2006, solo podía servir dos términos consecutivos. Pero Morales coaptó el sistema de justicia para cambiar las reglas y postularse para un tercer mandato. Esa fue su primera gran violación del estado de derecho.

Luego, en 2016, celebró un referéndum para poder postularse para un cuarto mandato consecutivo y perdió pero ignoró sus resultados. Esa fue su segunda gran violación de la voluntad del pueblo.

Morales esgrimió el insólito argumento de que impedirle postularse para un cuarto mandato violaría sus derechos humanos. Hizo que el Tribunal Constitucional, repleto de adeptos suyos, validara su argumento. Esa fue su tercera gran violación del estado de derecho.

Cuarto, Morales se robó las elecciones del 20 de octubre, tal como lo confirmaron los propios observadores electorales extranjeros invitados por su gobierno, y la empresa privada contratada por el régimen para auditar los resultados electorales. Así lo critica el periodista Argentino, Andrés Oppenheimer.