Trump desde Belén: La paz no puede nacer donde se recompensa la violencia

“Esta ideología malvada debe ser borrada, y quiero decir, completamente borrada. La vida debe ser protegida”, aseguró antes de hacer un llamamiento a todas las naciones para que protejan la vida.

Abás dio la bienvenida a su huésped y le agradeció sus esfuerzos en pos de la paz.

Se refirió a la “histórica visita” de su homólogo a la “Jerusalén ocupada” del día anterior y dijo que el conflicto en la región no es entre religiones: “nuestro problema fundamental es con la ocupación y con los asentamientos y con el rechazo de Israel de reconocer el Estado palestino”.

“El problema no está entre nosotros y el judaísmo, el problema es entre nosotros y la ocupación”, sentenció, antes de reiterar el compromiso de su pueblo para lograr un “acuerdo de paz histórico” y colaborar en la lucha antiterrorista.

“Le reafirmamos nuestra posición de aceptar la solución de dos estados a lo largo de las fronteras de 1967, el de Palestina con su capital en Jerusalén Este, viviendo al lado del de Israel, en paz y seguridad y como buenos vecinos, así como la resolución de todos los asuntos del estatuto final, en base a la legislación internacional y las soluciones y acuerdos internacionales legítimos”, declaró.

Trump afirmó, en relación a los esfuerzos de paz: “El presidente Abás me ha asegurado que está dispuesto a trabajar hacia ese objetivo en buena fe y el primer ministro (israelí Benjamin) Netanyahu me ha prometido lo mismo. Estoy deseando trabajar con estos líderes hacia una paz duradera”.

Abás cerró su comparecencia con una frase en inglés: “Entrará en la Historia, el presidente Donald Trump será el presidente norteamericano que alcance la paz entre israelíes y palestinos”.

EFE